Iniciadores. “Me defino como una bordadora moderna”

Moda

INDIAN CREEK. Lara Tavacca tiene veinticinco años, ilustra, borda y predica el valor del trabajo manual; desde su marca interviene piezas de mochilas de cuero, las comercializa y da talleres.

-¿De qué manera comenzaste con el bordado?

-Siempre y en toda circunstancia dibujé, desde muy chavala. Mis ilustraciones eran en blanco y negro hasta el momento en que decidí probar con técnicas nuevas, aguantes y materiales. Comencé a efectuar cursos y el que más me marcó fue el de bordado con Sofía Kesseler, en tanto que asimismo lo ofreció con una impronta de ilustración. Me resultó simple aprender: descubrí que podía trabajar con otros materiales y con una extensa paleta de colores. Comencé como hobby y un día decidí compartir en Instagram una fotografía de mis bordados y la contestación del público fue positivísima.

-¿Qué te aportó esa capacitación al emprendimiento que es el día de hoy?

-Se dio merced a las consultas que llegaban por medio de las redes sociales. Después que tuve las herramientas básicas para incursionar en el bordado, sola fui ensayando con diferentes hilos, materiales y puntos.

-¿Con qué inversión contaste?

-Aparte de bordar en bastidor, comencé haciendo collares con dijes enmarcados en minibastidores ( dólares americanos 320) y desde las redes sociales empezaron a asociar la marca con este modelo colgante. Los primeros que hice fueron sobre lona negra, inspirada en el universo. Debí adquirir la lona, los hilos -que no son costosos, mas hay que adquirir en pluralidad- y diseñar un bastidor en miniatura, único, en tanto que no existía en el país. En suma invertí dólares americanos 5000. Aparte del universo, los cactus, terrarios y animales completan la línea de collares bordados.

-Para carteras de mujer, ¿como trabajás?

-En estos casos, dejo de lado el bastidor y bordo a mano, de forma directa sobre la prenda. Creo una línea de camisas, remeras y camperas de gabardina, sobre la base de mis ilustraciones sobre botánica, animales y oraciones. Es muy diferente puesto que trabajo con materiales más frágiles y en ocasiones hasta me resulta más incómodo, sobre todo, cuando trabajo sobre cuellos de camisas. Poco a poco, la idea es generar más ropa, accesorios y productos para la casa como almohadones y banderines. Es infinito todo cuanto se puede hacer.INDIAN CREEK. Lara Tavacca tiene 25 años, ilustra, borda y predica el valor del trabajo manual; desde su marca interviene piezas, las comercializa y da workshops.

-¿De qué manera es tu proceso de trabajo? ¿En qué momento dibujás y en qué momento bordás?

-Generalmente, se me ocurren las ideas para dibujar cuando hago otra cosa -no cuando estoy en mi escritorio ansiando dibujar- conque las voy anotando en el celular. Cuando llego a casa, realizo el boceto en una hoja y lapicero negro, entonces con papel carbónico calco el dibujo sobre la lona para comenzar a bordar. Me cuesta dibujar y dejar el boceto archivado.

-¿Exactamente en qué vas a invertir para generar poco a poco más?

-En mi tiempo por el hecho de que, de momento, todo lo hago sola: las ilustraciones, bordados, el manejo del shop on line, los envíos, la comunicación en redes sociales y talleres. Hace poco renuncié a mi trabajo full-time en una oficina, tras 5 años de haber trabajo allá, para dedicarme por completo y cumplir con la demanda que tiene la marca, que es cada vez más.

-¿Qué te agradaría hacer desde la marca, aparte de lo que venís haciendo?

-Para hacer algo que funcione como complemento a mis ilustraciones bordadas, me agradaría aprender costura y de esta manera efectuar mis prendas y bolsos. Por carencia de tiempo, las debo expedir a elaborar, mas es una cosa que me encantaría hacer desde Indian Creek, con el propósito de proseguir transmitiendo, asimismo desde ahí, los valores de lo hecho a mano, con amor y de forma adaptada.

-Estás en pleno desarrollo. ¿Qué deseás en el futuro?

-Me agradaría poder cooperar con grandes marcas y poder crear compilaciones cápsulas hechas por Indian Creek. Sé que no es sencillo de lograr, mas me encantaría. Con respecto a lo que hago con los talleres de bordado, en un futuro quisiese expandirme, dar talleres en otras países, no solo en Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *