¿Los “quemadores” de grasa funcionan?

¿Los quemadores de grasa o aceleradores del metabolismo funcionan? Hay unos productos que son popularmente conocidos como “quemadores” de grasa ripped plus o tildados por otros como “aceleradores del metabolismo”. Los más conocidos son las L-carnitina, el Picolinato de Cromo, Reduce Fat Fast, o simplemente productos que tengan en su logotipo del tarro o empaque la frase en inglés “fat burner”, que viene siendo “quemador de grasa“. La eficiencia de estos productos últimamente ha estado muy cuestionada no solo por las personas que los han incluido dentro de su rutina diaria, sino también por expertos en la bioquímica y la fisiología del cuerpo humano.

He puesto entre comillas la palabra “quemadores o fat burner“, porque simplemente no hay algo en sí que queme la grasa como tal, si nos vamos a la acción de usar fuego para hacerla desaparecer, y tampoco el calor corporal cumple la función del fuego para hacer desaparecer o eliminar la grasa, error que se piensa sucede en el momento de sentir calor y sudar. En sí el proceso de quemar grasa es conocido en la bioquímica como Lipólisis, pero bueno, aquí me toca irme por lo popular sin dejar de lado lo científico.

La grasa en general se puede referir principalmente a la grasa visceral (que se forma alrededor de los órganos) y principalmente a la grasa adiposa corporal (tejido ubicado entre la piel y el tejido muscular esquelético). Esta grasa, mejor conocida como “grasas de reserva” o triglicéridos, se “rompe” hasta formar ácidos grasos y glicerol, para luego ambos sustratos servir como materias primas para poder generar energía para la contracción de fibras musculares lentas y tipo 2A que son del tipo mixto (los ácidos grasos) y para ser convertido en glucosa para alimentar el cerebro, sistema nervioso y otros tejidos (caso del glicerol, el cual es un azúcar simple).Quemadores de grasa productos

Otra cosa muy importante para aclarar, es que acelerar el metabolismo es algo más complejo y que no sólo se logra con la simple ingesta de un suplemento que dice cumplir esta función. Haciendo énfasis en que acelerar el metabolismo sería algo más preciso como “aumentar la tasa metabólica basal” lo cual se logra por medio de los entrenamientos de alta intensidad con y sin pesas, y por ende este aumento metabólico basal tiende a hacer más efectiva la “quema” de grasa cuando se está en reposo y/o cuando se hace ejercicio físico de ritmo moderado (en un umbral aeróbico) por un tiempo relativamente prolongado (40 o más minutos).

Aumentar la tasa metabólica basal (“quema” indirecta de grasa) no es posible sin la inclusión de ejercicio físico de manera constante, principalmente el de tipo intenso como las pesas, crossfit, deportes de alta intensidad, entre otros. Con lo anterior no quiero decir que los que salen cada mañana a caminar, a trotar a un ritmo suave, a nada a un ritmo suave, etc., no puedan lograr algo en cuanto al aumento de la tasa metabólica basal, pero si quiero recalcar que el aumento de la misma se verá más practicando ejercicios de alta intensidad (ritmo cardíaco por encima del 70-75% de la frecuencia cardíaca máxima de cada quien).

¿Los “quemadores” de grasa son realmente eficientes?

Se las pongo así de sencillo: El cuerpo de cada persona, de acuerdo a un nivel de acondicionamiento físico que posea, necesitará X cantidad de grasa para generar W energía para realizar algún tipo de movimiento. Si se consume un “quemador” de grasa, sea cual sea, antes durante, después de hacer ejercicio, en la mañana, en la noche, con o sin el estómago vacío, etc., no quiere decir que el cuerpo va enviar 2, 3, 6, 8 ó más X en grasa para generar más cantidad de energía para realizar el mismo movimiento movimiento, cuando el estado físico de la persona no da para multiplicar esa W.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *