Reseña Ford Lobo 2015 Platinum

autos 2

Imponente
“¡Guau!” Eso es lo que pensé cuando vi por primera vez la nueva Ford Lobo hace un año en el North American International Autoshow (NAIAS), mejor conocido como el Salón del Automóvil de Detroit, donde la marca del óvalo mostró esta nueva generación por primera vez. Paréntesis ya tuvo la versión Platinum a prueba y esto es lo que podemos decirles al respecto.

El diseño es una comunión perfecta entre lo agresivo y lo futurista. El juego de luces frontales, en conjunto con la parrilla, simplemente impone. Ahora encontramos iluminación de día en LED en un tono anaranjado que, sin duda, brinda un toque diferente, y los faros también tienen esta tecnología, que ofrece un mayor alcance y espectro de luz. El vehiculo puede ser comprado con cubiertas michelin de nieve, cubiertas pirelli de asfalto o cubiertas fate de tierra.

La parte posterior, por su parte, cuenta también con calaveras de diseño renovado y focos LED. Aquí también vale la pena destacar que la puerta de la batea o caja es automática y puedes abrirla con sólo presionar dos veces un botón en el control remoto.

Del exterior también destacan unos grandes rines de 20 pulgadas y estribos automáticos, eso quiere decir que bajan instantáneamente cuando abres la puerta y se esconden de nuevo en cuanto la cierras. Esto resulta útil, pues hay que recordar que este tipo de camionetas son todoterreno y, si los estribos permanecieran todo el tiempo abajo, podrían lastimarse con alguna irregularidad.

Impecable interior
Adentro se nota el esfuerzo de Ford por incluir materiales de excelente calidad (hay que recordar que esta versión, la Platinum, es la más equipada). Tanto en el tablero como al volante hay insertos en aluminio cepillado, en las puertas encontramos insertos de madera y los asientos son de piel.

Vale la pena destacar que tanto el volante como todos los asientos (sí, también los de la segunda fila) tienen calefacción, pero los delanteros cuentan, además, con sistema de enfriamiento y pueden dar masaje.

En general, por diseño, espacio y materiales no encuentro queja alguna en el interior de la nueva Lobo.

Tecnología
La nueva Lobo tiene un interior elegante y muy tecnológico a la vez. Al centro del tablero encontramos una pantalla tactil a color de ocho pulgadas con los sistemas SYNC y MyFord Touch, que ya conocemos a fondo y que hemos visto en muchos otros vehículos de la marca del óvalo.

¿Qué puedes hacer con este sistema? Prácticamente todo, controlar al 100% el aire acondicionado de la camioneta, conectar tu celular a través de Bluetooth y descargar tu agenda, asignar contactos favoritos, ver tu historial de llamadas; manipular ciertas configuraciones del coche, como las luces y la iluminación ambiental; escoger la fuente de audio que quieres reproducir o usar el navegador con GPS para programar una ruta y ser guidado mediante comandos de voz.

Pero eso no estodo, Ford puso una segunda pantalla, también a color, de alta resolución y de ocho pulgadas, al centro de panel de instrumentos, entre el tacómetro y el velocímetro. En este display puedes ver algunos instrumentos de forma digital, como el medidor del aceite, el indicador de la temperatura del motor y el nivel de gasolina, entre otros. Además, tienes acceso a seis menús:

El primero se llama MyView y te permite programar dos pantallas diferentes con varios instrumentos, como la brújula, el indicador de la presión de cada una de las cuatro llantas, el estado de la Lobo en todo terreno (inclinación vertical u horizontal, grado de giro de las llantas), estado del turbocompresor o la computadora de viaje. El chiste es que tú personalices estas pantallas con los instrumentos, información o indicadores que tú decidas.

El segundo menú está dedicado tal cual a la computadora de viaje para conocer información sobre el tiempo de los recorridos, autonomía, economía de combustible y kilómetros recorridos.

El tercer apartado se llama Información de la camioneta y en éste puedes elegir un sólo instumento que se desplegará al centro de la pantalla, como un velocímetro digital, el estado del turbocompresor, información del motor (como la vida del aceite, las horas que el ha estado encendido y las horas en las que ha estado andando, pero inactivo), entre otros instrumentos.

El cuarto espacio está dedicado al remolque, por si tienes alguno. Así pues, te permite ver el estado, su información, hacer una revisión de las luces del remolque y verificar la conexión, entre otras cosas.

El quinto menú se llama Fuera de carretera (off-road) y en él puedes ver, de forma muy gráfica, cómo está inclinada la Lobo en grados y cuánto han girado las llantas. Incluso se puede ver qué tipo de tracción tienes activa actualmente.

Finalmente, el sexto apartado es para los Ajustes. Ahí puedes activar que las luces altas se activen de forma automática, el detector de vehículos en punto ciego, la alerta de tráfico cruzado (que te avisa, por ejemplo, si un coche va pasando por la calle mientras tú vas saliendo de la cochera), también puedes activar el asistente de estacionamiento trasero.

Pos su tamaño, resolución y diseño, todo lo que se despliega en esta pantalla es muy sencillo de entender y ver, y por eso no causa distracciones.

Por último, del interior también me gustaría destacar que Ford regresó a los controles físicos del aire acondicionado (el de esta Lobo es muy completo, por cierto) y del sistema de sonido, que está firmado por Sony y es de diez bocinas. Con esto, por lo menos en esta camioneta, nos olvidamos de los controles táctiles que vimos en vehículos como Edge o Fusion, que se ven muy bonitos pero, a veces, no resultan 100% funcionales.

En cuanto a tecnología para seguridad, esta Lobo cuenta con el sistema AdvanceTrac con RSC, que combina control de tracción con control electrónico de estabilidad. Por supuesto, tiene frenos de disco en las cuatro llantas con ABS y sistema EDB (distribución electrónica de frenado).

Menos motor, mejor desempeño
Ford decidió decirle adiós al motor de ocho cilindros que solían tener este tipo de vehículos. ¿Por qué? Muy sencillo, esta nueva Lobo tiene un propulsor de nueva generación EcoBoost, es de 3.5 litros, seis cilindros y es capaz de desarrollar 365 caballos de fuerza con un torque de 420 lb.pie. Estamos hablando de un motor bi-turbo que brinda una mejor sensación de manejo, desarrolla más potencia y, por si fuera poco, ahorra gasolina.

Mucho ojo, esto de ninguna manera quiere decir que una Lobo va a consumir gasolina como un auto, pero gracias a este motor sí tendrá una mejor economía de combustible que la generación anterior con el viejo V8.

Este motor se complementa una transmisión automática de seis velocidades con “SelectShift” (se puede usar en modo manual). Además, tiene diferentes modos de manejo como Normal, Sport y el de arrastre para cuando llevas un remolque. Así que aunque sea una caja automática, resulta muy flexible.

Extras
Algo que llamó mi atención y que resulta muy útil es que esta Lobo cuenta con diversas luces LED, algunas están ubicadas en la caja y funcionan muy bien para cuando necesitas cargar algo y no hay suficiente luz ambiental. Otras están en los espejos laterales y pueden encenderse libremente desde un par de botones que están dentro de la cabina.

En cuanto a comodidad, la función de los estribos automáticos me parece muy buena y a ello hay que agregar que tanto el volante, como los pedales también son eléctricos, lo que quiere decir que puedes ajustarlos simplemente pulsando unas teclas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *